Muñecas para niños y para niñas - Grisi Kids

Jugar con muñecos fomenta la ternura y el instinto de protección en los pequeños, ya que para ellos, son juguetes afectivos. Además los niños que han tenido oportunidad de jugar libremente con muñecas y muñecos se convierten en adultos muy cariñosos y entregados con sus hijos.

¿Qué hago si mi hijo varón me pide una muñeca?

Es importante entender que hasta los 5 o 6 años, cuando la identificación sexual lleva a los niños y niñas a diferenciarse en sus juegos, es normal que ambos se interesen por todo tipo de juguetes, incluidos los que tradicionalmente se asocian al otro sexo.

Los muñecos y muñecas son juguetes simbólicos y al jugar con ellos, los pequeños imitan a los adultos, algo que les enseña nuevas actividades, les ayuda a mejorar sus habilidades y les lleva a ponerse en el lugar de los demás.

Hacer de papás y mamás, anticipándose al rol que probablemente ejercerán dentro de unos años, es el modo más divertido de prepararse para el futuro y de comprender el presente.

Grandes aliados para superar sus miedos:

Jugando con los muñecos, a los niños y niñas les resulta más fácil expresarse. Y es que éstos son juguetes afectivos, a los que se les puede hacer partícipes de los propios sentimientos. Si el pequeño está contento, abrazará a su muñeca; si está nervioso tirará de él en todo momento; además que como padre será más fácil identificar sus conversaciones, gestos y expresiones que quizás en la plática no suele demostrar.

Con los muñecos, los niños y las niñas asimilan sus vivencias, se conocen mejor y fortalecen su autoestima.

Cómo elegir el muñeco ideal:

Al comprar un muñeco para tu pequeño, asegúrate que además de ser el personaje de modo o gustarle mucho, cumpla con estas características:

  • Sencillo, para que le ayude a desarrollar la imaginación.
  • Blandito y no muy grande, para que pueda manipularlo.
  • Lavable, para evitar que acumule gérmenes y bacterias.
  • Agradable, para que el pequeño quiera tenerlo como amigo.